El amparo de ORPIAN-P para prevenir derrames de petróleo Y fortalecer la institucionalidad ambiental

El amparo de ORPIAN-P para prevenir derrames de petróleo  Y fortalecer la institucionalidad ambiental
21 Sep

El amparo de ORPIAN-P para prevenir derrames de petróleo Y fortalecer la institucionalidad ambiental

Hace más de cuarenta años se intensificó la explotación y extracción petrolera en la Amazonía Peruana, ello lamentablemente, sin tomarse consideraciones socio ambientales, contaminando ríos, desapareciendo cochas, envenenando los suelos amazónicos con metales pesados y tóxicos, no solo las plantas y animales enfermaron y murieron, sino además las poblaciones indígenas empezaron a sufrir en carne propia los impactos de la ausencia de una institucionalidad ambiental fuerte e independiente.

 

De esta crítica situación pueden dar fe, las federaciones indígenas de las cuatro cuencas de Loreto, que sufrieron  las consecuencias de esta falta de gestión ambiental, cuyas protestas sociales generaron acuerdos con el gobierno, sobre la instalación de sistemas provisionales de tratamiento de agua potable, primeras atenciones médicas, vigilancia y monitoreo indígena, identificación de lugares contaminados e implementación de fondos para la remediación ambiental, cuyo Proyecto de Reglamento ha sido recientemente publicado en El Peruano[1].

 

El transporte de petróleo a través de ductos con falta de reparación, mantenimiento, modernización, y sin asumirse obligaciones socioambientales, también ha venido generando desastres ambientales, prueba de ello, es que en promedio se han generado cuatro (04) derrames de petróleo cada año en los últimos cinco años, una curva en ascenso vertiginosa, que ha provocado la paralización del bombeo de petróleo en el Oleoducto Norperuano, lo que no ha evitado que se produzcan nuevas fugas, pues al interior de esta infraestructura se tienen enormes cantidades de petróleo, suficientes para continuar afectando la biodiversidad, la agricultura, la salud humana. 

 

Este 2016, nuestro país, rompió un penoso record en la gestión ambiental, al contarse cinco (05) derrames de petróleo, sin aún haberse cerrado el año, estamos hablando de tres (03) en la región de Loreto y dos (02) en la región de Amazonas, el más sorprendente fue el del pasado 25 de enero, en el que se produjo la fuga de crudo, de aproximadamente 2 000 barriles, a la altura del kilómetro 441 de la conexión del río Chiriaco, en Bagua - Amazonas; posteriormente, a sólo dos horas del citado lugar, el 10 de agosto se produjo el segundo derrame en la Región de Amazonas, esta vez a la altura del kilómetro 365 de la Quebrada de Uchichiangos, distrito de Nieva, provincia de Condorcanqui.

 

Frente a ello, el Apu de la Organización Regional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Peruana del Norte del Perú (ORPIAN-P), Edwin Montenegro, no se quedó de brazos cruzados y el pasado 01 de julio, interpuso una demanda de amparo[2] con el apoyo legal del Instituto de Defensa Legal del Ambiente y Desarrollo Sostenible (IDLADS PERÚ), la misma que a inicios del mes septiembre, ha logrado su admisorio en el Juzgado Especializado en lo Civil de Bagua.

 

La importancia esta acción amparo radica en la búsqueda de la primera actualización del instrumento de gestión ambiental del Oleoducto Norperuano de Petroperú S.A, que cuenta con 21 años de antigüedad, cuando  según las normas vigentes, este debió actualizase cada cinco años; una segunda pretensión, es lograr que este instrumento se apruebe con un proceso de consulta previa que incluya a las comunidades indígenas afectadas, asimismo también se le exige a la empresa estatal, que cumpla con su obligación de efectuar la remediación ambiental correspondiente, la compensación económica a las comunidades indígenas impactadas, y el mantenimiento técnico integral del ducto, adoptando las medidas necesarias para que no se repitan nuevos derrames producto de su desgaste.

 

Recordemos que el 15 de febrero del 2016, la Dirección de Supervisión del OEFA, emitió la Resolución Directoral Nº 012-2016-OEFA/DS, en la que ordena como medida preventiva, el mantenimiento efectivo, inmediato e integral del Oleoducto Norperuano, y por último ordena presentar un proyecto de actualización de su instrumento de gestión ambiental ante el Ministerio de Energía y Minas, disposiciones que Petroperú no ha realizado hasta la fecha, y que son fundamentales para efectos de prevenir nuevos padecimientos de contaminación ambiental.

 

Esta es la razón por la cual este viernes 23 de setiembre del presente, la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos, Afroperuanos, Ambiente y Ecología (CPAAAAE), realizará el Foro “Amazonía, Petróleo y Gobernanza: Pueblos Indígenas y Gestión del Oleoducto Norperuano”, en la Sala Grau del Congreso de la República, para abordar esta grave problemática.

 

Una luz en el camino, tras la aspiración de una gestión ambiental más eficiente es el Proyecto de Ley Nº 269/2016-CR encabezado por la bancada del Frente Amplio en el Congreso de la República, dicho proyecto pretende derogar el artículo 19º de la Ley Nº 30230, Ley que establece medidas Tributarias, Simplificación de Procedimientos y Permisos para la Promoción y Dinamización de la Inversión en el País, normativa que en la actualidad, viene limitando las facultades sancionadoras del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), razón por la que consideramos una valiosa iniciativa legislativa, que busca devolverle al OEFA su potestad sancionadora para imponer multas por graves infracciones al ambiente.

 

No olvidemos que incluso la aseguradora Rímac se ha negado a pagar la póliza de seguros por la rotura del mencionado ducto, apelando a las declaraciones de la administración de Petroperú, de que no haberle dado mantenimiento durante los últimos 15 años, y frente a ello, se enfrenta el amparo de ORPIAN-P en búsqueda de mecanismos de prevención de la ola de derrames que se ha desatado en nuestra Amazonía, y el fortalecimiento de la institucionalidad ambiental en el sector petrolero y la potestad sancionadora hoy debilitada[3].

 

Una acción judicial no solo por los derechos indígenas y ambientales sino por un Estado que cumpla su obligación de proteger el ambiente y promueva realmente el desarrollo sostenible del país.  

 

 

Lima, 21 de setiembre de 2016

 

EQUIPO IDLADS PERÚ

Henry Carhuatocto

Lilyan Delgadillo

Katherine Serrato

 

 

Síguenos en Facebook

Dejanos tus Comentarios